Jata (Abril 2011)

El Jata, de apenas 600 metros de altitud, es uno de esos montes que destacan en su entorno. No sólo por la antena redondeada que corona su cúspide, sino porque su cumbre, visible desde una amplio radio de acción, hace de separador entre la zona costera de Bakio y la localidad de Munguía.

El Jata dispone de rutas de subida desde casi todos los puntos cardinales y, a pesar de no ser la más bonita, nosotros nos decidimos, por cuestiones logísticas, por la ruta que sube  desde la vertiente suroeste, concretamente desde el barrio de Maruri, cercano a Munguía.

El grupeto que se aventuró en esta iniciativa estaba acompañado por un miembro antipi & family. Iniciamos el ascenso desde la iglesia de San Lorenzo Mártir, situada en el barrio de Ergoien.

Desde la iglesia parten dos caminos. Gracias al track GPS que nos guió como un titán, tomamos el camino de la izquierda, que discurría entre caseríos a uno y otro lado.

Tras un pequeño tramo por esta pista y un giro de 90 grados a la derecha, aparece la primera bifurcación importante. Hay que tomar el camino de la derecha.

La pista pierde el asfalto y transcurre entre cemento y tierra a traves de un bonito bosque de eucaliptos.

Tras ascender por esta pista principal llegamos al segundo desvío importante. El sentido común nos dice que el mejor camino parece seguir la pista forestal. Sin embargo, un cairn situado en el cruce y el GPS, nos indican que hay que tomar el camino de la derecha. Este camino ya transcurre por un terreno empedrado y, de no ser por el GPS, seguramente no lo hubiéramos cogido.

Aquí podemos apreciar que el camino tiene alguna dificultad en la pisada.

Seguimos ascendiendo por este camino y llegamos al tercer punto importante. Nuevamente tenemos que girar a la derecha. El camino tiene el mismo firme y el GPS nos indica que por ahí vamos bien.

Y ya llegamos al giro crucial para acometer la cumbre. Si no hubiera sido por el GPS jamás se nos hubiera ocurrido subir por ahí. Seguramente hubiéramos seguido recto, de hecho nos lo pensamos dos veces. El giro a la izquierda es de 90 grados.

El camino pasa de ser empredrado a prácticamente una torrentera, con un importante desnivel y donde hay que andar con mucho cuidado para ver dónde se pisa.

A partir de aquí ya estamos acometiendo la subida directamente hacia la antena y posterior cumbre. La subida culmina en el camino asfaltado que siguen los vehículos para llegar a la antena y donde encontramos una mesa de orientación. Aún queda un pequeño trecho para coronar.

A la izquierda está la verja que da acceso directo a la antena. Aún nos queda un pequeño repecho para llegar hasta arriba pero bastante más fácil que esta torrentera. Es un sendero bien marcado que no tiene pérdida, aparte de vislumbrar perfectamente la ikurriña que se encuentra en lo alto del vértice geodésico. La subida es más tranquila y en breve llegamos a la cima del Jata, coronada por un buzón de montaña con forma de cohete.


Como premio las vistas, una maravilla. La mirada a Bakio…

…Armintza…

…el Jata-txiki al fondo…

…de donde venimos…

…y finalmente la bajada tras el refrigerio. Especial cuidado con la torrentera para no tropezar.

En definitiva una subida cómoda, fácil y con unas hermosas vistas, aunque mucho nos tememos que la mejor subida es la que viene desde la ermita de San Miguel de Zumetxaga.

Así tenemos excusa para subir en otra ocasión.

Os dejo también la ruta de la subida en Wikiloc, en total fueron unas cuatros horas y 13,20 kilómetros recorridos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s