Joar (Mayo 2011)

El Joar es la montaña más alta de la Sierra de Codés, prolongación de las sierras de Toloño y Cantabria y situada en la frontera entre Alava y Navarra.

Dispone principalmente de dos rutas de subida: la más corta y complicada desde el Santuario de Codés, en la vertiente Sur; la más larga y fácil desde Santa Cruz de Campezo, en su lado Norte.

En esta ruta partimos desde la vertiente Norte, concretamente desde Ibernalo, un pequeño enclave situado a escasos kilómetros de Santa Cruz de Campezo.

Datos de la ascensión:

  • Salida: 9:40
  • Cumbre: 11:40
  • Tiempo de subida: 2 horas
  • Inicio de descenso: 12:12
  • Llegada al punto de partida: 13:48
  • Tiempo de bajada: 1:36 horas
  • Distancia recorrida: 15,7 km.
  • Tiempo Total: 3:36 horas en movimiento + 32 minutos de bocata = 4:08 horas
  • Velocidad media: 3,84 km/h
  • Dificultad: Fácil

Esta es la ruta realizada

Iniciamos la ascensión desde el área recreativa de Ibernalo, muy cerca de la localidad alavesa de Santa Cruz del Campezo y a unos 200 metros de su ermita. Allí nos encontramos un poste de madera que nos indica la dirección hacia el Santuario de Codés y que discurre por el denominado Barranco de la Virgen.

Caminando sobre hojarasca y un bellísimo encinar, pronto el sendero discurre tranquilo y sosegado, sin más sonido que el de los pájaros.

El encinar dominante, con sotobosque de boj, va dando paso al hayedo a medida que va tomando altura.

A unos 600 metros salimos a un camino más ancho con poste indicador. Hacia la izquierda nos indica al Santuario de Codés. Seguimos esta última y tan solo unos metros más adelante, nos encontramos con otra bifurcación.

En esta bifurcación, con indicación de ruta para BTT tomamos el camino de la derecha, con indicación hacia la cima de Costalera.

Un poco más adelante hay que estar atentos para no pasar de largo el cairn que señala una escondida senda que deriva a la izquierda del camino justo antes de una curva a la derecha.

Tomamos izquierda por la disimulada senda, que mantiene la línea de fondo del barranco de la Virgen.  Aunque se nota su escaso tránsito, no hay opción de pérdida y aislados cairns corroboran el buen camino. El ascenso del 22% se hace imperceptible sumergidos en la belleza del bosque y respirando la magia de los recónditos senderos.

Poco a poco se va notando el ascenso y llegamos a un pequeño claro donde podemos disponer de referencia visual sobre lo ascendido.

Tras un kilómetro salimos al camino ancho. En el cruce nos encontramos con un cairn. Giramos a la izquierda, en ascenso.

Tomamos el camino ancho y en apenas 100 metros llegaremos al Collado de la Cogolla.

En este punto nos volvemos a encontrar con un poste de señales junto a una encina solitaria. Giramos a la derecha en dirección al Santuario de Codés. En este punto ya podemos obtener unas buenas panorámicas de la ascensión y del Barranco de la Virgen, a través del cuál nos hemos internado y llegado hasta allí. 

Desde este punto ya podemos ver el comienzo del cordal que lleva a la cima de Costalera, situado al Este del Joar.

En pocos metros llegamos al Collado de Nazar, situándonos en la frontera entre Álava y Navarra. Dos postes de señales se alzan a uno y otro lado del camino. Hacia la derecha, oeste, indican la Senda de Ioar y hacia la izquierda Costalera

Alcanzado ya el puerto de Nazar se puede ver claramente la cima del Joar, al fondo, coronada por una antena. Antes habrá que subir por Punta Redonda y pasar “rozando” La Plana. Se trata de una cota más en el quebrado cordal, desde la que seguimos disfrutando de la extensa panorámica.

Un vistazo atrás y se aprecia claramente la cima de Costalera, tras el marcado collado que deja adivinar una ascensión “entretenida”.

Asomándonos hacia el Norte, por donde hemos venido, apreciamos claramente el Barranco de la Virgen, llegándonos incluso a preguntar: ¿pero hemos subido por ahí?

Pasando Punta Redonda nos encaminamos ya directamente hacia el Alto de San Cristóbal.

Poco antes de la cumbre encontramos los restos de lo que pudo haber sido la Ermita de San Cristóbal, fechada en el siglo XVII, según se puede leer en una placa de la excavación arqueológica allí realizada.

En este punto nos topamos con la alambrada que marca el límite territorial de Alava y Navarra. A su lado descendemos al amplio Collado de La Llana mientras contemplamos al frente la cumbre de Joar, definida por un gran repetidor, y a nuestra izquierda la de La Plana. En el Collado de La Llana se aprecia claramente cuál es el camino a seguir hacia la cumbre.

Oculta entre la espesura se encuentra la cabaña de Conde, aunque desde aquí se le divisa bastante bien, como un llanero solitario. Un lugar ideal para descansar, aunque no hay que llegar hasta él para subir hasta el Joar.

Un poste indicador marca la dirección correcta. No nos hemos equivocado.

Seguimos el sendero que, sin equivocación, nos llevará a nuestro objetivo.

Justo antes de llegar a la cima del Joar la senda transcurre a través de un bonito hayedo que sale a las instalaciones del repetidor. El camino es precioso y envuelve en un halo misterioso los 15 minutos que transcurren en él.

Giramos a la izquierda para bordera las instalaciones del repetidor y alcanzar la cumbre del Joar.

Una vez sobrepasado el repetidor ya podemos ver los distintos “elementos” que conforman la cumbre del Joar, como su vértice geodésico y, algo separado de este, una cruz metálica.

Debajo de la cruz metálica se adivina un soporte donde probablemente se ubicaba un buzón y ahora sólo queda algún resto.

Llegamos finallmente al buzón, parecido a un bonsai.

Las vistas hacia el cordal por el que han transcurrido nuestros pasos se aprecian perfectamente desde este punto, con el majestuoso Costalera contemplándonos al fondo.


Cerca del buzón nos encontramos también con la pirámide clásica de límite de provincia.

Desde la cima del Joar por fin se descubre la panorámica hacia el Oeste que antes quedaba oculta tras la propia montaña. El cordal se prolonga con las cumbres de Grudo, Humada, Sierra Chiquita y Lapoblación, hasta enlazar propiamente con la Sierra de Cantabria y la Sierra de Toloño.

Al Sur queda el Valle de Aguilar, bañado por el Río Linares, pudiéndose apreciar el singular Valle de Los Penitentes, con sus características Peñas de Dos Hermanas. Un extenso “bosque metálico” conformado por gran cantidad de aerogeneradores, primos tecnológicos de la gran antena, marca la diferencia entre la estampa actual y la que disfrutaron nuestros padres o nosotros mismos tan solo unos años atrás.

Finalmente, la mirada al Norte, por donde se ha iniciado la ruta. Se puede ver perfectamente el pueblo de Santa Cruz de Campezo y al tupido manto verde que se extiende por la vertiente norteña del Joar y que contrasta con su lado Sur.

En definitiva una bonita subida, sin dificultades y con multitud de opciones para los que quieran “algo más”: subir a Costalera, La Plana, bajar hacia el Santuario de Codés…

El descenso lo hacemos siguiendo el camino que sube hasta el repetidos y que llega hasta el campo de fútbol de Santa Cruz de Campezo, muy cerca de sus primeras casas. Allí, giramos a la derecha casi 180 grados y nos dirigimos siguiendo las marcas GR hacia Ibernalo, pasando por delante de un depósito de aguas, que dejamos a la derecha, para iniciar un corto descenso por piso hormigonado que nos deja en el punto inicial de la ruta.

Una ruta muy recomendable. Dejamos la ruta en Wikiloc

Anuncios

2 respuestas a Joar (Mayo 2011)

  1. Tracklander dijo:

    Parece que habéis usado GPS ¿Teneis el track?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s