12 consejos para hacer el Cañón del Río Lobos en bici y con niños

Entre guerreros templarios y puentes de mirada turbia encontramos uno de los paisajes más espectaculares de Castilla-León. Ruta obligada para los visitantes de la zona, el cañón del Río Lobos, imaginado por el discurrir de sus agudas durante siglos, es un profundo cañón calizo digno de ser recorrido, a pie o en bici.

Nosotros decidimos embarcarnos en una aventura con mayúsculas ya que, lo que en verano, con el cauce prácticamente seco, es un sereno paseo, en primavera, con el deshielo, se convierte en una auténtica odisea.

Comenzamos desde el puente de los siete ojos, aunque se puede empezar desde más arriba. Aquí hay un parking habilitado gratuito donde poder dejar el coche y un puesto de información. Os ponemos dos fotos para que lo veáis con agua…

puente siete ojos con agua

…y sin agua.

puente-de-los-siete-ojos sin agua

¿Cambia un huevo eh?

La ruta comienza en el margen derecho del río, por un estrecho sendero salpicado de raíces y piedras que convierten la trocha en un divertimento para las bicis.

Sin embargo los problemas comienzan cuando hay que cruzar el río. La cuestión es que desde nuestro inicio hasta nuestro final al menos lo cruzamos entre siete u ocho veces y cada cual más, digamos, entretenida.

Para cruzar el río, en general, hay puestas piedras estratégicamente situadas. Pero cuando Lobos despierta, en ocasiones, ni éstas piedras te salvan de introducir la zanca hasta la ingle. Vale, es sólo agua, pero ¡qué fría!

cañon rio lobos

Foto extraída del blog http://unkilodepulpo.blogspot.com.es/2013/04/btt-canon-del-rio-lobos.html

El entorno donde está la ermita, ya cerca de Ucero, es una maravilla. Un lugar mágico, privilegiado. De aquí hasta la parte final del cañón ya es por pista acondicionada, pasando por tres parkings el último con bar y todo.

ermita cañon rio lobos

La vuelta la decidimos hacer por Ucero, Nafría de Ucero y Santa María de las Hoyas hasta llegar nuevamente al parking del puente de los 7 ojos. Es por carretera secundaria, apenas hay coches y, aunque hay alguna pendiente, no es nada complicada.

12 consejos para hacerla con niños:

  • Recomendamos a partir de 10 años
  • Hacerla en verano, con el cauce relativamente seco, ya que hay que cruzar el río en muchas ocasiones.
  • Tener presente la vuelta. Si les gusta la bici y la hacéis con el río seco, no tendrán problema para volver por el mismo sitio. Si no, la cosa se complica; volver de nuevo después de haber estado a remojo puede costar, y si se vuelve por carretera se les puede atragantar.
  • Si sólo queréis hacerla con ellos la ida tener en cuenta logística de vehículos. Nosotros les dejamos con las madres en el parking de Ucero y volvimos por carretera, mucho mejor.
  • Para nosotros fue buena elección hacerla desde el puente de los siete ojos hasta Ucero que al revés.
  • Hay que cargar con la bici en varias ocasiones, así que paciencia.
  • Si podéis llevar algo de ropa de cambio pues mejor. Al menos una toalla pequeña de esas que abultan poco y otro par de calcetines.
  • En el entorno de la ermita es probable que haya mucha gente. Precaución porque la mayoría no está acostumbrada a este tipo de parajes y no entiende que peatones y ciclistas han de respetarse mutuamente.
  • En la parte final, desde el primer hasta el último parking cuidado con los coches. Al no haberlos visto durante doce kilómetros estaremos mal acostumbrados.
  • No hay cobertura, por lo que tendréis que tener muy presentes los horarios. Si tenéis mucho cauce duplicar el tiempo, ya que cada cruce de río tiene su aquel. Nosotros tardamos unas dos horas y media.
  • Hay un cruce de río, de margen izquierda a derecha, más o menos a mitad de camino, que se puede salvar pasando por una montañita rocosa. En principio parece poco accesible, pero es sencilla. Tenerlo en cuenta, nuevamente, si hay mucho cauce, porque ese cruce es precisamente el más problemático ya que hay que meter sí o sí la pierna hasta la ingle. Por la zona de rocas hay que tener precaución, pero algunos las pasamos con las bicis a cuestas y no hubo problema.
  • Disfrutar, disfrutar y disfrutar encontréis lo que os encontréis. No esperábamos tardar tanto ni encontrarnos con tanta agua, pero sin embargo vivimos una preciosa aventura donde el mayor riesgo fue mojarse.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en BTT, Rutas fáciles, Txiki-Retos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s