12 consejos para ir al monte con niños

Los niños no se cansan, se aburren“.

Qué verdad más cierta. La mejor de las montañas, si queremos ir con niños, se llama ENTRETENIMIENTO.

Si los más pequeños están entretenidos son capaces de dejarte con la lengua fuera a la más mínima. Sin embargo, otras veces, con la mitad de esfuerzo, al de poco de empezar, si no encuentran aliciente, ya están cansados.

DSC04336

Os damos 12 consejos para cambiar un “me aburro” por un “¿ya hemos terminado?”. Atentos

  1. Implícales desde el minuto cero. consultando con ellos la meteo, mirando en el mapa la ruta que váis a hacer, preguntándole qué es lo que más le apetece ver, etc. Si forman parte de la elección todo será más sencillo.
  2. Adapta el ritmo y el objetivo. Quizás ya no sea la cima, sino el disfrute, aunque eso suponga no llegar al final.
  3. Haz tus cálculos de distancias, desniveles y horarios habituales y súmales un amplio margen de tiempo para paradas y descansos extras. Para los enanos la excursión es el mismo camino, no el destino.
  4. Si ves que el ánimo decae, encuentra entretenimiento en el camino. Si dispones de GPS juega con ellos a adivinar la distancia que queda, o a que tiren piedritas a una “diana” cada X metros, etc
  5. Intenta escoger rutas interesantes y documéntate sobre la historia de lo que váis a recorrer. Fauna, florea, leyendas…, que vean el camino como un cuento en el que ellos puedan ser los protagonistas.
  6. Hazles responsables de lo que llevan en la mochila, y si es para todos pues mejor. Delega en ellos la responsabilidad de llevar parte de este material (por ejemplo, el mapa, que pesa poco), así conseguirás que se impliquen más y se dejen llevar menos…
  7. Lleva lupas y pinzas para que puedan coger insectos y mirarlos con ellas (sin hacerles daño). También puedes llevar prismáticos para que puedan ver el vuelo de las aves. La montaña es un aula a cielo abierto, deja que los pequeños investiguen y dales herramientas para que disfruten haciéndolo.
  8. Asegúrate cada poco tiempo que los pequeños van bien y disfrutando. Evita continuar una marcha si los pequeños no quieren. Si el cansancio hace mella acorta la excursión
  9. Enséñales algo de meteo. El porqué de esas nubes lenticulares o la niebla o las cortinas de lluvia…
  10. Haz cuantas paradas quieran hacer los pequeños, sea por el motivo que sea (una rama, una piedra, una hormiga, una sombra…). Deja que ellos encuentren sus propias motivaciones en el día de excursión
  11. Toma las decisiones contando con su opinión y participación: así le estarás enseñando a razonar y entender el por qué de las decisiones que se toman en grupo, que siempre son para el bien y la seguridad del grupo
  12. Intenta, dentro de lo que puedas y veas que le interesa, que el  pequeño lleve parte de la iniciativa del grupo: que guíe al grupo, que mire el mapa con el grupo, que decida por dónde ir o dónde parar…que juegue a ser montañero, en resumen.

Si se os ocurre alguna otra iniciativa que os haya funcionado no dudéis en compartirla. No hay nada como disfrutar todos juntos de un estupendo día de montaña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Información General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s